Tyler1 destroza a un espectador que publicitó su canal en su stream

Tyler «Tyler1» Steinkamp es todo un carácter, uno de los creadores de contenido sobre League of Legends más importante del mundo. El norteamericano no deja a nadie indiferente, y una buena muestra de ello es el recado que le dio a uno de sus espectadores tras este promocionar su propio canal de Twitch en el chat.

En un momento del directo, Tyler1 destaca uno de los mensajes de su chat que dice lo siguiente: «Estoy haciendo stream, venid a mi stream«, a lo que Tyler1 comenta de forma directa y bastante explicita que esa persona es alguien bastante desagradable.

Por si esto no fuese poco, Tyler1 acaba abriendo el stream de esa persona y comentó lo que estaba viendo. Un jugador de nivel bajo que va 1-3 en su partida y está siendo vapuleado en la top lane, declarando que como una persona que no destaca en su juego pretende que otros vayan a ver sus directos y se queden tras verle «cagarse en su cama».

¿Excesiva respuesta? A nadie le gusta que alguien haga publicidad sobre algo en su propia «casa» sin conocerle previamente, pero quizá el estilo de Tyler1 no es el más indicado para castigar al que por lo visto era un jugador joven de origen polaco que no conocería demasiado bien cómo funciona Twitch e internet.

Tyler1 contra el mundo

Creador de contenido para una organización tan reconocida y reputada como T1, un jugador y streamer sin complejos y que en distintas épocas ha destacado por su toxicidad. Nadie para a Tyler1, y destaca tanto dentro como fuera de la Grieta del Invocador.

Entre otras cosas, uno de los retos que Tyler1 se ha impuesto en los últimos tiempos es el de llegar al rango Challenger en cada una de las posiciones. Reconocido especialmente por destacar como ADC con Draven, Tyler1 ha logrado ya esta hazaña con cuatro de las cinco posiciones que existen en League of Legends. ¿Cuál le falta? La que quizá menos pega con su carácter, support, aunque cuando trate de conquistarlo a buen seguro escogerá opciones que le permitan destacar por su reconocida agresividad.

© FUENTE ORIGINAL